martes, 2 de diciembre de 2008

Cómo ahorrar 6.000 euros al año

M. J. PÉREZ-BARCO MADRID
A veces sólo se tratará de adquirir nuevos hábitos y otras de aplicar el sentido común. Para que estos tiempos de crisis aprieten pero no ahoguen, las organizaciones de consumidores ya han lanzado su lista de recomendaciones. De seguirlas, sin duda ayudarán, ya que las familias pueden ahorrar hasta 6.000 euros al año en su economía doméstica.
Pero no será tarea fácil, porque ahorrar requerirá enfrentarse a toda una jungla de ofertas para elegir la que más conviene a cada consumidor, desde la cesta de la compra, hasta el seguro del coche o la cuenta corriente. Estos son algunos de los consejos que ofrecenlas organizaciones:
Hipotecas
Renegociar los plazos
Las hipotecas son el mayor quebradero de cabeza para las familias y realmente las culpables de que muchos lleguen con más de un apuro a final de mes. En estos momentos de recesión, las asociaciones de consumidores no están muy a favor de que convenga cambiar nuestra hipoteca de banco, porque conlleva unos gastos muy elevados. «Hay que pensar si realmente beneficia —dicen desde la Unión de Consumidores de España (UCE)—. Todo depende de las circunstancias de cada familia». Sin embargo, sí puede interesar renegociar los plazos o una ampliación del capital con los bancos.
Por muy mal que parezcan venir las cosas, hay que resistirse a los reclamos que muchas entidades lanzan para que las familias reunifiquen sus deudas en una sola cuota. «Suele negociarlo un intermediario —matiza la UCE— que no está controlado por el Banco de España». Y tampoco los créditos rápidos resultan milagrosos ya que «los intereses son elevadísimos».
Con las hipotecas hay otro frente de conflicto. La UCE advierte que nuestra legislación «sólo exige que se contrate un seguro de incendios cuando se constituye un préstamo hipotecario». Es decir, ni seguro de vida, ni de desempleo, ni contratar un plan de pensiones, ni domiciliar nóminas, ni recibos son obligatorios. Unas prácticas que el consumidor asume por exigencia de los bancos, pero que encarecen los costes de una vivienda hasta un 20%, cuando sólo debería ser el 10%.
Y los que ya llevan pagando años su crédito hipotecario deben revisar la letra pequeña del documento de constitución del préstamo. Si en él no figura «por escrito», especifica la UCE, la contratación de cualquier tipo de seguro, la entidad bancaria no puede obligar al consumidor a que lo haga. Y mucho menos, exigir que contrate los servicios de la empresa que el banco sugiere. La UCE recomienda que «si cobran estos seguros sin haberlos contratado es necesario interponer una queja en el departamento de atención al cliente. Y si ésta no es satisfactoria, se puede interponer una reclamación ante el Comisionado de defensa del asegurado».
Cesta de la compra
Hasta 1.500 euros menos

Hay quienes incluso cultivan tomates en su terraza pensando en economizar gastos. Pero los costes de la cesta de la compra pueden reducirse sólo aplicando el sentido común. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado un cálculo aproximado de lo que se puede ahorrar al año a la hora de comprar los productos básicos que se utilizan en cualquier hogar. Los resultados no son nada despreciables: hasta 1.500 euros.
Los supermercados tanto regionales como de barrio son los establecimientos más baratos. Pero antes de decantarse por uno u otro hay que comparar los precios entre varios centros, porque las diferencias pueden resultar abismales (hasta un 46%).
La compra debe realizarse en momentos de tranquilidad, evitando los días con un estado de ánimo deprimido o eufórico. Incluso la OCU recomienda no acudir a los supermercados cuando se tiene hambre, porque nos dejaremos llevar por nuestros instintos más primarios. Y tampoco ir acompañado de los niños. Poseen una terrible capacidad de influencia para «engordar» la lista de la compra que tan concienzudamente han ajustado los padres.
Conviene pensar si interesa realizar la compra por internet, un cómodo servicio que encarecerá un 3% los gastos. El envío a casa puede suponer hasta nueve euros más.
Energía
Beneficios para todos
Ahorrar energía no sólo lo notará el bolsillo (hasta mil euros menos)sino que también el medio ambiente se verá beneficiado. Sólo se trata de sustituir las costumbres derrochadoras por otras más responsables. Por ejemplo, no usar varios aparatos eléctricos al mismo tiempo, evitar las temperaturas elevadas de calefacción (por cada grado menos se ahorra un 8% de energía)... Otras prácticas requerirán más dedicación: contratar la potencia adecuada a las necesidades del hogar e incluso cambiar a la Tarifa de Discriminación Horaria, utilizar electrodomésticos de eficiencia energética (clase A), buscar el buen aislamiento en la vivienda...
Una buena gestión del uso del coche también ayudará a «engordar» las arcas de la familia. No es necesario utilizarlo para distancias cortas, mejor usar el transporte público.
Ocio
Hay alternativas
Cuando el cinturón aprieta suelen ser las salidas de ocio las que más se resienten. Sin embargo, existen opciones más baratas incluso gratuitas tanto de cine, teatro, deportivas y culturales que ofertan ayuntamientos y asociaciones. Y la imaginación siempre es libre para buscar actividades alternativas. Nunca hay que renunciar a la diversión.
Telecomunicaciones
A por la mejor tarifa

Tanto para el uso del móvil como del teléfono fijo e internet la variedad de ofertas resulta abrumadora. Elegir la tarifa más conveniente va en función de los hábitos de consumo de cada persona. De acertar con la más económica a nuestras costumbres se pueden ahorrar hasta 560 euros.
Las cuentas claras
Cesta de la compra

(1.500 euros)
Elabore una lista de los productos que realmente necesita. Opte por productos frescos de temporada. Compre a granel, en lugar de bandejas. Asegúrese de no adquirir más cantidad de la que vaya a consumir. Compare los precios de otras marcas. Las marcas blancas suponen un ahorro del 40%.
Energía (1.068 euros)
No deje sus aparatos eléctricos en «stand by». Apáguelos del todo. Desenchufe los cargadores. Baje el termostato de la calefacción a 20ºC de día y 16ºC por la noche.Opte por gas natural.Compruebe que la instalación de la calefacción no tiene pérdidas. Use bombillas de bajo consumo. Aproveche la luz natural. Llene por completo la lavadora y el lavavajillas y utilice el programa ECO. Apague la vitrocerámica antes de acabar la cocción para aprovechar el calor residual. Mantenga los neumáticos del coche con la presión adecuada. Respete los límites de velocidad en autopista: ahorrará combustible. Evite acelerones y frenazos.
Telecomunicaciones
(560 euros)
Elija la tarifa que más le conviene para usar el móvil, teniendo en cuenta los horarios en los que emite más llamadas.
Si está conectado a internet más de diez horas mensuales, le interesa una tarifa plana combinada.
Bancos (460 euros)
Busque una cuenta corriente que no tenga comisiones de mantenimiento, ni le cobre por realizar transferencias o domiciliar recibos.
Asegúrese de que no le cobran comisiones por el mantenimiento de la tarjeta de crédito.
Seguros (más de 2.500 euros)
Si su vehículo tiene más de 5 años, no le merece la pena asegurarlo a todo riesgo.
Contratar con franquicias es una buena forma de recortar primas.
En los seguros de vida, piense lo que necesitaría su familia para mantener su nivel de vida si usted falta: eso es lo que debe contratar.
Seguros
Comparar precios

Al igual que ocurre en el sector de las telecomunicaciones, existe una multitud de ofertas de seguros de todo tipo. Por ejemplo, las diferencias de precio entre las compañías aseguradoras de vehículos llegan hasta 2.500 euros. A la hora de contratar este tipo de seguros hay que tener en cuenta la antigüedad del coche, su estado... A veces no interesa un seguro a todo riesgo.
Productos bancarios
Intentar negociar
La OCU recomienda buscar unbanco que no cobre comisiones tanto en la cuenta corriente como en las tarjetas de crédito. O en todo caso negociar esas comisiones con los bancos.

ABC, DOMINGO 30_11_2008

1 comentario:

z dijo...

Interesante e importante lo de no renunciar a la diversión. En efecto, alternativas de ocio gratuitas hay a patadas (a poco que se tenga algo de interés o inquietud, claro).